‘EL PROCESO DE PAZ CON EL ELN SE ECHÓ A PERDER”: ARIEL ÁVILA

El subdirector de la Fundación Paz y Reconciliación afirmó en la emisora El Dorado Radio que las negociaciones de paz entre el ELN y el Gobierno Nacional no han dado los cimientos que  se esperaban.

 

“Se nos pasó  el tiempo y el  proceso se echó a perder, en siete años vamos a estar en las mismas otra vez”, aseguró Ariel Ávila, subdirector de la Fundación Paz y Reconciliación, al referirse a las  negociaciones de paz entre el ELN y el Gobierno Nacional.

Ávila dijo que las tensiones se han incrementado lo suficiente como para que se ponga en duda la continuidad del proceso de paz con esta guerrilla.

Desde el año pasado y en medio de las turbulencias políticas se iniciaron los diálogos con el Ejército de Liberación Nacional (ELN), proceso que ahora se desarrolla en Cuba, donde no se ha llevado con normalidad, dadas las acciones bélicas que continua ejecutando el grupo armado.

Según los expertos, en caso de que el proceso llegara a cancelarse, el ELN seguiría con su accionar de guerra en medio de un conflicto en el que están apareciendo nuevas estructuras armadas, tanto de izquierda como de derecha.

De otra parte, Ariel Ávila aseguró también que el balance de líderes asesinados desde la firma del acuerdo de paz, en promedio, es de uno cada cuatro días. Para el analista es difícil detectar un culpable de estos asesinatos, pues aseguró que todos los grupos armados que hoy existen en el país han tenido relación con estos eventos.

En su opinión, la situación de derechos humanos más compleja se presenta en el municipio de Tumaco, donde la alta inseguridad y la falta de presencia estatal en las zonas que abandonaron la Farc han generalizado un comportamiento de las personas que hacen justicia por ‘mano propia’, aumentando así la violencia en el departamento de Nariño.

“Los asesinatos de líderes sociales no  son  un  problema que se dé en  todo el país, es una situación que corresponde a  78  municipios, donde existen  cultivos de coca o minería ilegal”, afirmó Ávila.

Para el subdirector de Paz y Reconciliación el problema radica en que “los crímenes se están cometiendo según la zona; en el departamento de Antioquia y, particularmente en el Urabá, donde están asesinando a los líderes de restitución de tierras. En el caso de Caquetá y Meta eliminan a quienes desean participar en política; mientras que en Cauca y otros territorios este accionar depende del crecimiento de los cultivos ilícitos. Bajo esa línea no se considera que haya una sistematización de asesinatos como lo hubo en su momento con la UP”, sostuvo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To use BrandCaptcha you must get an API Key