Reflexiones en el día nacional del periodista

Cualquier persona que se considere idónea para escribir, informar o comunicar sus pensamientos tiene la libertad de hacerlo

Como en años pasados, recordamos que el día nacional del periodismo más que para involucrarse en suculentos eventos gastronómicos, excusas para celebrar con altos grados de alcohol o recibir algún presente del gobernante de turno, es para reflexionar acerca de nuestro papel ante la sociedad.

Valga recalcar que el periodista, sin pertenecer a la burocracia, pero perteneciendo a la comunidad, es un servidor público, que debe estar al servicio de la gente para que su calidad de vida se mantenga íntegra y sus derechos no sean vulnerador por quienes tienen el poder político.

No actúa como auténtico periodista, quien carece del espíritu de servir, por encima del de informar, porque nuestra misión es velar para que los que no tengan voz puedan ser oídos y sus problemas comunes atendidos.

Mal servicio le presta a la sociedad aquel que con su supuesto poder de ejercer en un medio de comunicación, se aproveche para obtener beneficios personales, preferencias y hasta para traficar con influencias.

Las amistades con los que tienen el poder generan esas tentaciones que el periodista correcto debe evitar, así el comunicador sea una persona de peso o preste sus servicios en un medio de alta influencia en audiencia o en credibilidad.

Independientemente de las múltiples cualidades del periodista, valga destacar que el servicio informativo, el servicio social o el legítimo servicio comercial, hacen parte del trabajo del periodista que no deberán hacerlo más especial que cualquier otro ciudadano que trabaja por el bien común.

Valga, asimismo acotar que desde que cayó la Ley 51 de 1975, dejaron de existir los denominados pseudoperiodistas,  porque cualquier persona que se considere idónea para escribir, informar o comunicar sus pensamientos tiene la libertad de hacerlo.

 El propietario del medio dirá si ese ciudadano puede ejercer en su empresa de radio, prensa escrita o televisión.   De todas formas, dígase lo que se diga y piénsese lo que se piense:

Feliz día periodistas de Arauca y renovados éxitos en su trabajo.     

 

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies