AÑO TRAS AÑO

Confrontando la realidad de haber logrado o no, aquello que nos propusimos el año anterior.

Por Armando-Chavarro

Por estas fechas, estos meses de Diciembre y Enero, son muchos los sentimientos que confluyen para estimular el goce o la tristeza, la satisfacción o la nostalgia, la tranquilidad o la incertidumbre.

Año tras año, recurrente mente, nos encontramos inmersos en un entorno de reencuentro familiar, abrazando a los nuevos nacidos con gran fraternidad, como también recordando con tristeza a los que partieron; así mismo confrontando la realidad de haber logrado o no, aquello que nos propusimos el año anterior.

Cuenta como realidad, las pérdidas inevitables y los logros obtenidos. Muchas personas ponen siempre su mejor esfuerzo para alcanzar los objetivos propuestos o por lo menos cumplir con los propósitos y decisiones tomadas doce meses atrás.

Cada año, nuevos propósitos, nuevas búsquedas, nuevos logros o, nuevos fracasos

Algunos, muy pocos en verdad, logran lo propuesto de crecer y expandirse en sus negocios, mejorar sus empleos y aumentar sus ingresos para obtener una mejor calidad de vida. Muchos patinan año tras año pero cuando se dan cuenta están el mismo lugar, en la misma posición, en las mismas condiciones de vida, después de varios ciclos de 365 días. Encuentra una zona de confort que podría llamarse mediocre en la cual, aunque cubra los costos de supervivencia, no refleja crecimiento alguno y sí por el contrario, si se mira a fondo, hay reducción en su modus vivendi.

Es que el tema no es ser emprendedor o empresario, como algunos suelen llamar a aquellos que se esfuerzan por alcanzar el éxito de muchas maneras. Caen se levantan, caen se levantan, caen se levantan; dignos de admiración por su coraje, pero dignos también de consideración porque aunque emprendedores y buenos guerreros, no saben cómo desarrollar sus negocios de modo que sean autosostenibles y crecientes; que vayan de la sostenibilidad a la abundancia.

Igual en la vida no se trata de sobrevivir, sino de vivir bien!!… sea trabajando como empleado en busca de una constante superación o como trabajador independiente o autónomo buscando el crecimiento constante o, como empresario logrando crecer y expandirse, consolidando prosperidad empresarial y generando mejores ingresos, nuevos puestos de trabajo y apertura de nuevos locales.

No es retórica, es verdad; para desarrollarse definitivamente es necesario saber además del ¿Qué?, saber el ¿Cómo?. Y es que una persona o un gerente o jefe, no tiene por qué saberlo todo y no es lo que hace lo que puede estar mal, sino lo que deja de hacer….. por ignorancia. Sí, por ignorancia. Es por las cosas que se ignoran por lo que no se crece o avanza positivamente:; por lo tanto, si eres una de esas personas que año tras año te ves patinando y con muy poco crecimiento, entonces no sigas creyendo que te las sabes todas…. busca ayuda, consulta con un asesor que te oriente y ayude a trazar la ruta hacia el éxito, el cual podría localizarse en tres estados: 1. Sobrevivencia. 2. Éxito mediocre. 3. Éxito pleno y vida en abundancia. Tú decides en cual de estos tres estados deseas estar.

Deseo que el cierre de tu año haya sido satisfactorio y que en el 2018, puedas enrutarte año tras año, hacia el logro del éxito pleno y vida en abundancia. Esto es posible.

Un abrazo y gracias por visitar nuestra revista gentelider.com

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies