Les cumplimos en 2017, pero su apoyo es básico en 2018

EL MIRADOR cierra su edición decembrina y al mismo  tiempo su tarea informativa, de análisis y crítica por 2017 con un balance que sabrán en su sabio saber y entender los selectos lectores que a lo largo de estos doce meses nos mostraron fidelidad y creyeron en nosotros.

Como lo hemos reiterado, la labor de llevar la información de la actualidad regional a través de un medio impreso continúa implicando y cada día con mayor énfasis un enorme sacrificio, que solamente saben valorar ustedes amables lectores, quienes son nuestra razón de ser.Los retos son cada día mayores por la presencia de las redes sociales, medios tecnológicos modernos que les dicen al periodismo de antaño y de hoy “si no te actualizas, te vamos a desaparecer”.
Es un reto que tenemos que aceptar y enfrentar con mayor profesionalismo, demostrando que los medios impresos no van a desaparecer tan fácilmente, porque somos una necesidad perenne en el sentido que nuestros archivos tienen mayor validez que un trino, un whatsapp o cualquier otro elemento digital. El medio escrito está al alcance de la mano, es testimonio físico instantáneo, nunca se apaga, sirve en la escuela, en el colegio, en el despacho judicial, en el bufete del abogado y en todo lugar donde haya o no suministro de fluido eléctrico; un computador, una Tablet o un celular. Los elevados costos de impresión, el transporte, porque Arauca no da para mantener una imprenta moderna, la crisis económica y no otros medios escritos son los retos tradicionales que tenemos que seguir manejando para resistir el acelerado paso del mundo moderno.
Nuestro deseo es que nuestros lectores, anunciadores, funcionarios y amigos que con sus críticas y observaciones nos obligan a ser mejores, pasen la mejor felicidad del año en estas fiestas Navideñas al lado de sus seres queridos y amigos.
También es nuestro sincero deseo que, no obstante, las vicisitudes que písotean la situación económica de la abandona frontera por el Gobierno Nacional, comencemos con bendiciones del Altísimo, la esperanza de la anhelada prosperidad que tanto nos prometió Santos el año 2018. No podemos despedirnos amigos lectores sin expresar nuestra voz de aquello que tanto buscamos los  olombianos como es la paz y que esa paz venga acompañada de esas alegrías materiales que nos invitan a la calidad de vida.

¡FELIZ AÑO PUEBLO DE ARAUCA!

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies