La corruptela


Faltando aún, un par de meses para concluir el año presente y con el temor del electorado, de que en los próximos comicios lleguen los mismos con las mismas, ya comienzan a aparecer los mensajitos de aquellos que sabemos y que conocemos por las palmaditas y las sonrisas que nos han dejado de las campañas anteriores. Claro. Tienen que comenzar con razones y mensajes porque no tienen cara para llegar, intempestivamente, con esa sonrisa de oreja a oreja a pedir los votos cuando no tienen nada, absolutamente nada que mostrar. La comarca, provincia, región, territorio, o como se le quiere denominar, llamar o calificar, sigue teniendo las mismas necesidades, padece de los mismos problemas, sufre de iguales –o peores- quebrantos económicos y sociales con que siempre ha permanecido por décadas, sin que el remedio que han prometido los salvadores de la patria, hayan cumplido con el remedio que ufana, o descaradamente, han prometido año tras año. Sigue la región con los mismos dolores, los mismos padecimientos, la misma f isura social y, tal vez, más acentuada que los últimos decenios por el abandono a que la tiene sometida el mismo estamento gubernamental. Al gobierno se le olvidó que tiene responsabilidades con la tierrita, con la comunidad, con la niñez, con la mujer desprotegida, con la educación, con la salud y, así como están las cosas es patético entender que parece que estuvieran trabajando en equipo, gobierno y dirigentes, porque todos llegan y van por el mismo camino.

Los mismos juristas, los decentes, dicen que este país es un descredito y una vergüenza por la forma cómo se aplica la justicia y cómo sus responsables –loque la deben aplicar- han caído en la desgracia y se han sumado al equipo delincuencial que goza de pasaportes fáciles. O no. Mejor decir, tienen pasajes gratis al país del norte en expreso aéreo y van a turismiair en la cárcel de San Quintín, que es el mejor alojamiento de los Estados juntos, o de los EE.UU. Hasta dónde llega el decaimiento vergonzante de la sociedad dirigente. Colombia en vez de sobresalir técnica, social, industrial, empresarial y dirigencialamente, está llegando al fondo de la vergüenza y solamente la salva un gran examen de conciencia y unos verdaderos líderes que saneen lo que ha dejado la corrupción, la politiquería, el compadrazgo y aquellos dirigentes delincuenciales que han empañado al país y son un ejemplo maligno para las nuevas generaciones. Medítelo A pesar de los esfuerzos que seguramente se hacen en Empochiquinquirá por suministrar agua potable a la ciudadanía, con su altísimo costo, este líquido no permite su consumo y hay desconfianza por su olor y sabor. No hay que negarlo que la contaminación proveniente de la laguna de Fúquene y de los vertederos a lo largo del río Suárez, hacen que Chiquinquirá esté recibiendo el agua más contaminada del país. ***** Aunque todos se quejan de esta anómala y gravísima situación, la culpa está en la pasividad de los chiquinquireños que creen que el esfuerzo de unos pocos es suficiente para buscarle soluciones a todos los problemas. Si esto ocurriera en otras latitudes, en otros departamentos, ¿los usuarios se aguantarían tantas promesas de la CAR y de los gobiernos departamental y nacional? Si fuéramos justos en reclamar, otro gallo cantaría en el corral. ***** Vida perra la de los pobres animalitos que andan deambulando por las calles como la Pobre Viejecito del cuento, sin dolientes, pero con muchos que hacen aspavientos sobre el tratamiento que se les debe dar. Compasión, cariño. Amor y mucho de alimento. Pero lo cierto es que las autoridades tanto administrativas como sanitarias, debieran ser las responsables de la situación porque a más de convertirse en un problema social, es desaseo y peligro para las personas, quiérase o nó. Hay que buscarle algún remedio… que no sea el del envenenamiento colectivo. Ojalá de estos ejemplares no se aparezcan por ahí, en las nuevas elecciones.

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies